Oscar Fernando Chinchilla


Fiscal General de la República

 

 

IMG 20171111 WA0022 Muy buenos días.

 


En primer término manifestar la enorme satisfacción como Ministerio Público de estar graduando esta cuarta promoción de agentes de ATIC y DLCN y hacerlo precisamente con la presencia de los fiscales que son el activo más valioso que tiene este ministerio y de los invitados especiales y amigos que no están aquí por causalidad, entonces cada una de las personas que están aquí están porque fueron parte aunque formalmente no de la institución pero con su voluntad, con su apoyo y con sus observaciones enriquecen la visión que como Ministerio Público tenemos.

 

 


Ustedes los nuevos agentes ATIC y detectives DLCN que este día se integran deben tener claro como es el panorama del país, el momento histórico y la circunstancia que forman hoy el cuerpo, el músculo del Ministerio Público.

 

 


Casualmente estamos en una época prelectoral que muchas veces hay muchos debates, el tema de seguridad como en toda Latinoamérica es precisamente el tema de debate y nuestras sociedades y se van a escuchar muchas voces diferentes, diferentes tipos de análisis, opiniones sobre cuales es el tema, ahí es donde es importante como Ministerio Público aparte de cumplir nuestra función de representar y defender que es lo que nos manda la Constitución, nuestra Ley, también podamos orientar esa discusión porque no siempre cuando un problema público de seguridad sale a discusión general las opiniones de las personas más aceptadas, desafortunadamente en América Latina basta que un problema se identifique como de seguridad para que el análisis sea reflexivo, meditado desaparezca y comiencen entonces todo mundo, opinar y dar soluciones desde la más descabelladas hasta la más posiblemente aceptadas.

 

 


Es fundamental entonces que entendamos y transmitamos a esa sociedad de afuera de miles y miles de hondureños que están en la zona rural, en las calles de nuestras ciudades, barrios y colonias transmitámosles la idea que este Ministerio Público esta complementado con su rol, que entendemos que la seguridad y la libertad no están divorciadas. Erróneamente se ha planteado que seguridad y libertad son antagónicas, que cuando usted aumenta la seguridad, la libertad y garantías se incrementa el delito de la violencia, no es cierto son valores que se complementan, la seguridad es el espacio correcto para poder ejercer esa libertad y ese ejercicio de libertad es el que le da contenido ético, los Fiscales, Policías, Fuerzas Armadas y todos los Operadores de Justicia y a nosotros nos toca la parte de prevención, represión palabras fuerte represión penal, nos toca investigar, enjuiciar, obtener una condena y cumplimiento de la misma de las personas que infrinjan la Ley y hemos hecho especial énfasis que para poder ser eficiente, eficaces en la persecución penal, es fundamental los Fiscales estén asistidos de un buen grupo de investigadores, solo la investigación técnica y científica es la herramienta correcta para enjuiciar efectivamente pero seriamos también pocos responsables sino decimos y hacemos un llamado al resto de la sociedad del Estado para que se fortalezca la política preventiva si solo estamos trabajado en la parte de represión esto es como estar atendiendo los síntomas pero no las causas del mal y esa prevención pasa lo hemos dicho varias veces por el fortalecimiento institucional que tiene que hacerse a través de la modernización del Estado, hay que modernizar el poder Legislativo que se fortalezcan sus capacidades de debates políticos, hay que modernizar la administración pública transparente, eficaz y eficiente y de parte que nos toca a nosotros y al Poder Judicial, precisamente profesionalizarlo para que se mejoren las cosas pero también no hay que dejar de lado el tema de las políticas sociales.

 

 


Yo escucho que se habla mucho en Latinoamérica de crecimiento económico y presentamos cifras de crecimiento económico pero no debemos olvidar como Estado que el crecimiento económico no puede ir divorciado de crecimiento social, no podemos continuar en América Latina con un crecimiento económico que refleje en números solo se traduce en bienestar para quienes participan en el crecimiento, sino llevamos a la par del crecimiento económico y desarrollo social vamos a condenar manteniendo a la pobreza, manteniendo la desigualdad e incrementando la crisis y radicalización política social que hay en nuestros pueblos.

 

 

 

Toda política, todo derecho penal dicen los penalistas obedecen una política criminal a final forman parte de una política general del Estado, tal suerte que la política criminal está determinada por su organización política en que se traduce esto, en que un Estado Constitucional de Derecho, los parámetros de este Derecho Penal pueden fijar su constitución política, alguna gente podría entonces plantearse cuando estamos en este mundo, en esta sociedad de conocimiento del siglo XXI de la globalización que hay un choque entre los Estados generales y la globalización de las constituciones y globalizaciones.

 

 


Así como nuestras constituciones de todos nuestros Estados occidentales, toma su gran vertiente ósea de corriente de pensamiento, ilustración del siglo XVIII, así como el Derecho Humano está regida por principios que son universales, el Derecho Penal de nuestros Estados obedecen a principios universales en todos los Estados Democráticos y esa preocupación por combatir el Crimen Organizado, por combatir la impunidad tienen el fondo, lo hemos dicho el respeto en vigencia el Estado del Derecho, desarrollo social y por eso no es ajeno entonces que tengamos ahora la cooperación y la asistencia de diferentes agencias de otros países o de organismos internacionales que se conforman y viene ayudarnos.

 

 


En este contexto, en Honduras fue como se suscribió en Washington, tuve la oportunidad de estar en ese momento histórico cuando se firmó el convenio que hoy tiene a la MACCIH en el país y más allá en este momento que ya en otras ocasiones se ha hablado donde lo que el convenio representa, creo que si la memoria no me es infiel dije en Washington que la MACCIH era una enorme oportunidad para Honduras y son aliados importantes para el Ministerio Público.

 

 


Esta mañana queremos referirnos un poco a quien le toca encarnar a la MACCIH que es el doctor Jiménez que fue seleccionado para ser el padrino de esta promoción.

 

 


Doctor fíjese que los anteriores padrinos y madrinas han sido personas que han representado al Ministerio por su apoyo, por su lucha y a veces por su tinte, así como fue el Embajador Nealon y la doctora Castellanos que ahora está acá y eso a compenetrado y ha hecho una mística, entre los muchachos que forman parte de cada promoción, hemos encontrado en usted a una persona que a veces se preocupa más por los temas nacionales que muchos hondureños y sobre todo la importancia de que al enfoque en trabajo en cooperación que se hace el Ministerio Público y la Misión sea con ese rigor científico que usted ha imprimido en cada una de sus actuaciones y con la voluntad de servir a esta población que ahora le tiene acá en Honduras.

 

 

 


El Ministerio Público lo que decía la abogada Soraya, el abogado Castro, tiene un trabajo que no es fácil, créanme que no tienen la idea lo difícil que es ser Fiscal por suerte o por otras circunstancias para mí esto es transitorio pero ustedes tendrán toda una vida de servicio en ello, créanme que los entiendo lo duro y difícil que es, no se los décimos para que ustedes se desalienten sino para que formen conciencia que es un trabajo a veces ingrato, a veces incomprendido, pero de suma y enorme importancia.

 

 


Los Ministerios Públicos, los Órganos Judiciales, en total hace unas dos o tres décadas atrás en América Latina estaban en roles relativamente marginales ahora forman parte y viene a resolver problemas de enorme significación social, política y cultural en estos países.

 

 


En ese día a día que ustedes vayan a sus casas al verse agotados y a la vez incomprendidos sin el reconocimiento que han hecho, tiene que tener la certeza de que hay una enorme cantidad de hondureños que aunque no se los manifiesten están con ustedes y los están apoyando por la voluntad y compromiso como Hondureños ustedes tienen que seguir adelante y cada día hacer las cosas mejor sabiendo del esfuerzo que están haciendo se va a traducir en una Honduras más segura con más oportunidades para todos y la satisfacción de sus hogares puedan ver diferentes sus hijos.

 

 


Prometí ser breve y quiero finalizar doctor y hacer lo que traía acá, recordando las palabras de otro ciudadano peruano que usted ya lo vi como un ciudadano en el mundo que ha estado en diferentes partes y hoy a formado parte de este pueblo en Honduras pero quiero leer algunas partes de Tupac Amaru que hace Alejandro Rumaldo y ponerlo en perspectiva esa es a veces la posición de todos los patrones de justicia, Fiscales, Agentes, también los Policías, las Fuerzas Armadas que también sacrifican y exponen sus vidas para que no desmayemos en ese trabajo.

 

 


Y dice Alejandro Rumaldo refiriéndose a él lo podrán de cabeza, arrancarán sus deseos, sus dientes, sus gritos, lo patearán con toda furia, luego lo sangrarán o podrá matarlo, coronarán con sangre su cabeza, sus pómulos con golpes y con clavos sus costillas, le harán morder el polvo, lo golpearan y no podrán matarlo, le sacarán los ojos, querrán descuartizarlo grito a grito, lo escupirán y a golpes de matanza y no podrán matarlo, lo podrán en el centro de la plaza pública, boca arriba mirando hacia al infinito, le amarran los miembros, al mar lo tirarán y no podrán matarlo, querrán volarlo y no podrán volarlo, querrán romperlo y no podrán romperlo, querrán matarlo y no querrán matarlo y al tercer día del sufrimiento cuando se crea todo consumado gritando libertad sobre la tierra podrá volver y no podrán matarlo de esta misma manera nadie va a poder detener la voluntad de un Ministerio Público, de Operadores de Justicia y de todos de esos miles de hondureños que están detrás de ustedes apoyándoles para hacer de este país una Honduras más segura, más humana, más incluyente para todos.

 

 


Bienvenidos a la familia del Ministerio Público

 


Que Dios bendiga este país.