¿Qué es violencia intrafamiliar?

La violencia intrafamiliar, violencia familiar o violencia doméstica,  son términos utilizados para referirse a la violencia ejercida en el terreno de la convivencia familiar o asimilada  por parte de uno de los miembros contra otros, contra algunos de los demás o contra todos ellos.  Comprende todos aquellos actos violentos desde el empleo de la fuerza física hasta el hostigamiento, acoso o la intimidación que se producen en el seno de un hogar y que perpetra por lo menos un miembro de la familia contra algún otro familiar.

El término incluye una amplia variedad de fenómenos, entre los que se encuent4ran algunos componentes de la violencia contra las mujeres, violencia contra el hombre, maltrato infantil o de padres o de ambos sexos.

La violencia intrafamiliar, violencia familiar o violencia doméstica es todo patrón de conducta asociado a una situación de ejercicio desigual de poder que se manifiesta en el uso de la violencia física, psicológica, patrimonial y/o económica o sexual.

Fases de la violencia intrafamiliar

  • Primera fase, en esta etapa se va produciendo la acumulación de tensión, donde toman protagonismo dese episodios de celos pasando por faltas de respeto verbales o discusiones fuera de toda normalidad
  • Segunda fase, en esta fase se produce un episodio agudo de violencia generalmente con violencia física.
  • Tercera fase o Luna  de Miel, en esta fase el maltratador se calma, muestra cierto arrepentimiento e incluso procede a llevar a cabo continuas muestras de cariño y de amor hacia su víctima.

Características de los maltratadores

  • Son individuos muy dependientes a nivel emocional que manifiestas dicha dependencia a través de la agresividad.
  • Se muestran seguras de sí mismas e incluso aparentan ser altivas. Sin embargo, bajo esa imagen que se crean se esconden ciudadanos que suelen tener problemas de autoestima
  • Necesitan humillar y acometer la sumisión de su pareja para sentirse bien y superiores
  • Es freguente4 que tengan carencias afectivas y problemáticas de características similares que arrastran desde su infancia o adolescencia
  • Tienen celos patológicos
  • No son capaces de demostrar sus sentimientos.

 

Rasgos de la Víctima

  • Cree todos los mitos acerca de la violencia familiar.
  • Tiene baja autoestima.
  • Se siente culpable por haber sido agredida.
  • Se siente fracasada en forma total como mujer, como esposa y como madre.
  • Siente temor, pánico y que no tiene control sobre su vida.
  • Siente gran ambivalencia-sentimientos encontrados, como por ejemplo, le da mucha rabia el haber sido agredida, pero siente que fue su culpa el que le pegaran, “que lo merecía”.
  • Se siente completamente incapaz e impotente para resolver su situación, debido a que siempre ha sido controlada y dominada.
  • Tradicionalista en cuanto al hogar, la unidad familiar y los roles sexuales femeninos.
  • Ha sido socializada para pensar que los golpes son cosa normal en el matrimonio.
  • Cree que nadie la puede ayudar a resolver su problema, excepto ella misma.
  • Se siente responsable por la conducta del agresor.
  • Exhibe o demuestra una gran resistencia y una actitud de aceptación pasiva. Sin embargo, tiene la fortaleza para manipular y manejar el ambiente, de manera que el incidente no le cause la muerte.
  • Abriga esperanzas irreales de que el cambio es inminente, se vuelve aislada socialmente.
  • Se define a sí misma en términos de las necesidades de los demás.
  • Posee un alto riesgo de volverse adicta a drogas o alcohol.
  • Exhibe desórdenes de stress, depresiones y condiciones psicosomáticas.
  • Basa sus sentimientos de auto-valía en la habilidad de conquistar y mantener a un hombre su lado, acepta el mito de la superioridad masculina.
  • Subestima el peligro de su situación.
  • Acepta la visión de la realidad que tiene su compañero.
  • Siente que no tiene derecho a defenderse, duda de su propia salud mental.
  • Teme al estigma del divorcio.