Qué es y para qué sirve la prueba de paternidad

Una prueba de paternidad es aquel análisis que tiene como objeto probar que un individuo (hombre o mujer) es el padre o madre biológico de un niño/a.

El análisis consiste en el estudio de las células del padre o madre y las del supuesto hijo a través de pruebas de ADN las cuales permiten saber si hay relación genética entre esas dos personas por la similitud que debe existir entre ambas muestras y, por lo tanto, confirmar o negar la paternidad.

Los resultados se expresan en términos de “EXCLUYENTE”, cuando se encuentra una probabilidad prácticamente nula de que la persona en cuestión sea el padre o madre del niño o niña. Y se expresa en término “NO EXCLUYENTE” cuando se determina una probabilidad tan alta (usualmente mayor al 99.9999%) que el Estado puede reconocer a la persona en cuestión como padre/madre con suficiente seguridad.

Solicitud de Prueba de Paternidad

Existen dos tipos de solicitudes de Pruebas de Paternidad que son:

  • Judiciales: estas se dan cuando los juzgados remiten solicitud de Prueba de Paternidad a Dirección General de Medicina Forense. Para determinar la gratuidad del servicio se debe adjuntar a la solicitud un estudio socioeconómico. Estos documentos son remitidos a la Fiscalía General, quien emite una resolución misma que se gira al Laboratorio de Serología Genética para que otorgue la cita para toma de muestra
  • Persona Particular: es cuando el interesado solicita a Fiscalía General una Prueba de Paternidad. En esta solicitud, el interesado establece su compromiso de pagar por la Prueba. La Fiscalía General emitirá una resolución dirigida a la Dirección General de Medicina Forense que indica si la solicitud procede o no procede; en caso de proceder, se deben cancelar en la Tesorería del Ministerio Publico la cantidad de $ 750 (setecientos cincuenta dólares); luego, la persona debe presentarse a Medicina Forense con el recibo de tesorería del Ministerio Público para que se programe la cita.